madre regañando a su hija

Chantajes Navideños

¡Queda oficialmente inaugura la temporada del Chantaje Navideño!

Desde hace ya algunas semanas, vayas por donde vayas, es muy habitual escuchar algún adulto que le dice a un niño frases del estilo «¿Has sido bueno? ¿Te has portado bien?» «Mira que los Reyes Magos te traerán carbón si no has sido bueno». «Santa Claus sabe si te has portado bien o mal». «Si eres malo no te traerán regalos».

Incluso de algunos familiares o amigos cercanos se pueden escuchar algunas frases como «¡Que no me quieres dar un beso…! Muy bien, pues entonces los Reyes no te dejarán regalos en mi casa esta Navidad».

Entiendo que estas frases se formulan con la finalidad de conseguir que un niño se porte bien, poder modificar su conducta a nuestra conveniencia o necesidad, bajo amenazas, castigos o chantajes. Quizá porque muchos de nosotros hemos crecido bajo la educación basada en el premio y el castigo, y porque a veces nos faltan recursos para manejar determinadas situaciones o por el propio desconocimiento de las consecuencias que se derivan de esta «costumbre» tan extendida .

Es absolutamente humano pero no es justo ni lógico, a parte de estar claramente demostrado que no funciona, es un gran error educacional y trae consecuencias muy negativas y tóxicas para el niño por el sentimiento de culpabilidad y la consecuencia desproporcionada e incoherente de sus actos. 

Además, como padres nos deja en una muy mala posición, perdiendo frente a nuestros hijos toda credibilidad, unos padres que quieren de sus hijos que sean buenos por miedo, por pura conveniencia y no por valores o principios.

En mi opinión, no se debería manipular jamás a un niño utilizando la ilusión de la Navidad. Bajo ningún pretexto, por supuesto, pero quería matizar por ser el tema que nos ocupa.

No se debería manipular jamás a un niño utilizando la ilusión de la Navidad

Aún recuerdo el efecto que causaba en mí de niña un chantaje, un castigo o una amenaza, más triste aún, en Navidad. Pensar que por cometer un error más o menos grave, o no hacer lo correcto, me quedaría sin regalos… O la presión de imaginar que unos señores amorosos y entrañables, como Santa Claus o los Reyes Magos supieran lo que hacía a lo largo del año y que lo tendrían en cuenta para, llegado el momento, traer a casa o no, los regalos que les había pedido… me parecía un detalle muy fue, perturbador e inquietante por parte de los 4. 

Cuando nació mi hijo lo tuve muy claro, no le iba a someter a este tipo de artimañas para conseguir de él el comportamiento que yo quería. Y reconozco que es difícil, me corre por las venas…

Quisiera ser capaz de educar a mi hijo de manera que él perciba en mí un amor incondicional, una persona justa, que le dé seguridad cuando lo necesite, paciencia y la tranquilidad de poder mostrarse tal cual es o tal cual se siente en ese momento que transita en su vida, sin ser juzgado. Que encuentre en mí compasión, un lugar donde ser libremente, donde repararse cuando lo necesite. Y en esta intención, no caben chantaje, castigos, ni manipulaciones. Y me gustaría, además, que su motivación para actuar fuera intrínseca.

Por pedir que no quede… ¿verdad? 

madre regañando a su hija que abraza llorando a su osito

¿Qué es para ti "mal comportamiento" en tus hijos?

Bueno, y entonces, ¿Qué hacemos con el «mal comportamiento» de nuestros hijos? Porque algo habrá que hacer que somos sus padres…

Creo que habría que definir qué es portarse mal, para empezar.

Si te pregunto, ¿qué me dirías que es portarse mal?

¿Romper un jarrón jugando a la pelota en el salón sabiendo que en casa hemos establecido que no se puede jugar a la pelota?

¿Molestar o pelear con su hermano?

¿No comerse toda la comida?

¿No recoger los juguetes a pesar de haberle pedido varias veces que lo hiciera?

¿Traer bajas calificaciones en el boletín de notas trimestrales?

¿Mentir? 

¿Pegar?

No te voy a negar que son cositas que molestan un poco (léase con ironía, por favor) y que en determinadas situaciones, pueden ser difíciles de manejar. Pero, en realidad, todas estas acciones de nuestro hijo tienen un trasfondo. Una necesidad que no ha sido atendida o es una llamada de atención a gritos, y lo que nuestro hijo requiere de nosotros es comprensión y acompañamiento

Evidentemente, estos actos deben tener unas consecuencias, pero unas consecuencias naturales, o previamente establecidas pero siempre coherentes, justas y reparadoras. 

Si ha roto un jarrón jugando a la pelota en el salón, habiendo pedido que no lo hiciera, pues la consecuencia lógica puede ser que repare el daño, que asuma el gasto de comprar un jarrón que lo sustituya, siempre y cuando se haya establecido previamente dicha consecuencia. De este modo, estará aprendiendo, a ser responsable de sus actos y afrontarlos. 

Muy bien, ya lo he entendido: los chantajes navideños son de lo peor, y no se lo haré a mi hijo nunca jamás, pero ¿qué hago con el panadero que le pregunta todas las mañanas si ha sido bueno? O ¿con la abuela que cada vez que no le da un beso le dice que este año se queda sin regalo de Reyes Magos? 

Mi hijo me mira con sus ojitos muy abiertos, llenos de una mezcla entre incomprensión y alarma –¿esto es verdad?

Te diré lo que nosotros hacemos en estos casos, por si te puede servir de inspiración. Y te agradezco si me quieres dejar en comentarios lo que haces tú para lidiar con estos momentos tensos.

Si hay confianza, le explico abiertamente mi punto de vista a la persona en cuestión, para que comprenda que no tiene sentido y es dañino. Que yo no lo hago con mis hijos y si me vengo arriba y me envalentono, pues ya de paso le pido que por favor, no lo haga. 

Si es un desconocido o alguien con quien no tengo confianza, no entro al debate. 

He de decir que mi hijo en muchas ocasiones responde por él mismo a estos comentarios, porque ya hemos tratado este tema de los chantajes en casa para que pueda detectarlos y no ceda frente a ellos. No es una tarea sencilla esta, requiere de mucha habilidad puesto que hay chantajes tan sutiles y discretos que cuesta cazarlos

Quizá si se trata de niños muy pequeños, aún es pronto para que puedan comprender, pero sí se le puede explicar con palabras y conceptos sencillos. 

Como ya he mencionado en alguna ocasión, mi hijo tiene 5 años y mi hija 2. Hablamos y filosofamos cual Pitufo, sobre estos temas y muchos más. Y ambos tienen muy claro que un regalo se hace para dar y ofrecer amor y gratitud y jamás está condicionado a su «buen» o «mal» comportamiento

Me encantaría conocer tu opinión sobre este tema: ¿Cómo lo viviste en casa de pequeña? Y ahora que eres madre ¿cómo lo haces con tus hijos? O cualquier comentario que quieras hacernos será bien recibido. 

¡Que tengas un buen día libre de chantajes navideños!

MaryLuz Rojas

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Da igual si has sido bueno o malo: Tenemos un

 Una guía sobre CÓMO ACOMPAÑAR A TUS HIJOS EN SU AUTOCONOCIMIENTO. Conocerás los beneficios del mindfulness para tus hijos y cómo implementarlo en tu hogar. Incluye 10 ejercicios para practicar en familia. Te ofrecemos junto con esta guía una MEDITACIÓN GUIADA para ti.

¿Puede existir autoconocimiento sin profundizar en nuestras emociones y aprender a manejarlas? Pensamos que no. Por eso te queremos regalar además, un E-BOOK CON 5 ACTIVIDADES PARA DESARROLLAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL de nuestros hijos.

Marketing por

Responsable: Educando para la Libertad. Finalidad: enviarte información y actualizaciones de Educando para la Libertad, sus fundadores. Legitimación: tu consentimiento (es decir, que estás de acuerdo). Destinatarios: los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de de Active Campaing (proveedor de email marketing de Educando para la Libertad) fuera de la UE en EEUU. Está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield >> (https://help.activecampaing.com/hc/en-us/articles/218789997-Priva). Derechos: por supuesto tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Conoce nuestra Política de Privacidad

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies